jueves, 14 de agosto de 2014

PINGUINOS EN PARACAS y BUGGIES EN LAS DUNAS DE ICA...

Tras el caos y las birras limeñas, partimos rumbo a Paracas con la emoción máxima de ver pingüinos de Humboldt, los pobrecillos en peligro de extinción. El trayecto en bus era corto, así que aprovechamos para mirar por la ventanilla el desértico paisaje que nos recordaba vagamente a Namibia.

Ya instalados en Paracas, contratamos una salida en lancha a las Islas Ballestas, habitat de leones marinos, tortugas, pingüinos y numerosas clases de aves de las que solo me interesaban los pelicanos y los flamencos (no soy yo muy de pájaros, ni pájaras...). Vestidos con chaleco salvavidas naranja y una sonrisa como la de los niños, fuimos viendo por el camino a las islas un bonito paisaje y, de pronto, el motor paró para que los guiris pudiéramos fotografiar al Candelabro, un geoglifo en forma de cactus de San Pedro, al parecer muy parecido a las famosas líneas de Nazca, aunque es más reciente.

Continuamos hacia las islas en busca de pingüinos y, de repente, algo pequeñito se veía entre las rocas. Allí estaban, una familia entera de mini pingüs se dirigía a darse un baño con su habitual frac. Era la primera vez en mi vida que veía pingüinos en vivo, y me llamó la atención su forma de andar. Todos caminaban cabizbajos, como si tuvieran chepa, y daban pequeños saltos que, en más de una ocasión, acababan en caída. Uno de ellos se quedó panza arriba sin poder levantarse, pero en una de éstas dio un salto a lo Jean Claude Van Dame y pude irme de la zona más tranquila. Me recordaron un poco a mí en lo torpes y pequeños, y pensé que a mis sobrinos les hubiera encantado ver a estos animalitos tan graciosos.

Más adelante, el hedor del guano invadió la atmósfera y vimos tantas aves juntas que parecíamos Tippi Hedren en la famosa película de Hitchcock. Pero lo mejor estaba por llegar... Los leones marinos, tan llamativos por su volumen, descansaban en lo más alto de las rocas y pudimos observar cómo, al igual que nuestras madres, las leonas también llaman a sus pequeños con preocupación y cariño.
video

La visita no superó mis expectativas, pues esperaba encontrar más fauna y ver a los pingüs más de cerca. ¡A los flamencos ni los vi! Pero como bien me dijo Canelón: "y qué quieres Zior, esto no es un zoo..." A veces me fastidia que tenga la respuesta acertada para todo, pero al César lo que es del César.

Una vez en tierra, qué mejor que tomar un buen ceviche a medias para asentar el estómago, algo removido por el vaivén del mar, y después a disfrutar de un día de playa rezando por adentro para que no viniera un tsunami... Con mis dotes de corredora, ni con las piernas de Usain Bolt me libro de algo así.

Y del mar al desierto. Al día siguiente nos marchamos a Ica para hacer buggies por las dunas de arena, ¡menuda experiencia! Canelón se lo pasó bomba y no paraba de reírse, sobre todo de mí, que en cada cuesta se me subía el estómago a la boca y me daban ganas de gritarle al conductor que parara el coche. Pero no fue para tanto y una vez apagado el motor, mereció la pena el viaje en montaña rusa de arena.

Las vistas eran increíbles, pero la sensación de estar en mitad del desierto era bestial. Miraras a donde miraras, solo había arena y cielo, y el silencio únicamente se rompía con el susurro del viento. Pensar que existía la opción de que el coche se estropeara ponía los pelos de punta (no es que yo tenga pensamientos dramáticos continuamente, es que nuestro querido chófer Sonrisas se encargaba de ello).

Llegó el tiempo de diversión, así que sacamos las tablas para practicar snowboard pero en arena, o sea, sandboard. Como mi rodilla está tocada, Sonrisas me recomendó tirarme por las dunas de culo, en plan trineo. Me recordó a tiempos de infancia, cuando sacábamos los plásticos para deslizarnos por la nieve que cuajaba frente a casa, o bajábamos el monte Gorbea a culazo limpio. ¡Aquí os dejo un vídeo de mi bajada por la duna!
video

El regreso en jeep fue todavía peor que la ida, ¡pasamos de montaña rusa normalita al puñetero Dragon Khan! Canelón me recomendó no intentar sujetar mi estómago y dejarlo libre, pero como no sé hacer eso, cerré los ojos y que sea lo que Dios quiera...
Canela&Canelón con Sonrisas, el chofer más simpático.

DATOS PRÁCTICOS:

PARACAS
- Llegar a Paracas: fuimos desde Lima en bus con la compañía Cruz del Sur , en mi opinión la mejor porque conducen más despacio. Bebida, baño y wifi. 35 soles.
- Alojamiento: nos alojamos en Kokopelli, un sitio para mochileros guays. Las instalaciones estaban muy bien y el cuarto era bonito, pero estaba lleno de adolescentes rubios muuuuy ruidosos que molestaban bastante a la hora de dormir. Piscina, billar, futbolín, mesa ping-pong, agua caliente, ordenadores, wifi desastrosa y buen desayuno. 100 soles.
- Tour Islas Ballestas: dura dos horas y cuesta 30 soles. También hay tours a la Reserva Natural, pero es más caro y nos dijeron que era muy aburrido, así que pasamos de hacerlo.
- Para comer o cenar: os recomendamos la pizzería Venezia, ¡la mejor pizza que hemos comida en Perú! El cocinero es un veneciano que vino hace dos años a Paracas de vacaciones y decidió dejar su negocio en Italia para probar suerte en Perú. Tiene la ilusión de poner el local bonito, aunque va poco a poco... Está en el Boulevard norte. Para cenar buena comida local, La Muña (también hotel), cerca de la pizzería Venezia.
- Playas: la mejor es la playa La Mina, podéis ir en taxi y quedar para que os recoja a una hora concreta. El Raspón es una pequeña playa, a la izquierda de La Mina, donde poder ir para escapar de otros turistas en temporada alta. Se puede acampar y practicar buceo en ambas.
- Actividades: aunque el mayor atractivo son las Islas Ballestas, en Paracas podéis practicar buceo y pesca deportiva (aunque depende de la época del año). También podéis hacer una excursión de un día a Ica para hacer los buggies en la arena, practicar kitesurf...

ICA
- Para llegar: puedes coger un bus local hasta el cruce, cinco esquinas, y de allí otro a Ica (os saldrá unos 10 soles). También puedes contratar una excursión a Huacachina por 20-25 soles y hacer un tour de paradas con otros guirnaldas, por lo que puedes tardar 2 horas y media... Nosotros cogimos un bus directo con la compañía Cruz del Sur por 22 soles, y en una hora ya estábamos en Ica.
- El único atractivo que tiene Ica son los buggies en las dunas de arena, que además no se practican en Ica sino en Huacachina, donde también hay alojamientos. Salen a partir de las 8.00, aunque dependiendo de la gente que haya. Los tours de la mañana duran una hora y los de la tarde dos horas, pues se espera a ver atardecer. Hay coches de hasta nueve personas, nosotros fuimos los dos solitos por 40 soles cada uno. Lo contratamos en el Hostal Mayo, en Huacachina.
- Alojamiento en Ica: pillamos un ofertón de última hora en Booking y dormimos de lujo en el Hotel Villa Jazmín, en Residencial la Angostura (donde están todos los hoteles. Hay que ir en taxi porque los mototaxis tienen prohibida la entrada). Está algo alejado pero es muy tranquilo, bonito y de calidad. Piscina atemperada, ordenadores, wifi, televisión, agua caliente, bar y restaurante. Pagamos 30 dólares, pero el precio normal es de 70 dólares.

7 comentarios:

  1. Pero que maravilla!!
    Los pingüinos me encantan..yo tb loa vi de lejos en Galapagos...y eso q habian sido casi el motivo dl viaje..
    Disfrutad mucho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También fueron el motivo de mi viaje a Paracas Vane, muy graciosos!!! Un beso enormeeeeeee!!!!!

      Eliminar
  2. lo del bigote es tronchante... seguid viviendolo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le contesto a todo "sí, mi comandante!!!", pero no se lo afeita ni pa Judas... Abrazos!!

      Eliminar
  3. Tienes la laureada de San Fernando, Zior!!! Qué paciencia con mi sobri!!! Canelón, hijo cuídala que se le va a salir el estómago por la boca!!! Pobrecita Zior, lo malo es que no admitimos devoluciones en la familia!!! Te toca aguantarlo per secula seculorum. Besazos desde Soto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! De momento nos aguantamos bien, y eso que son 24 horas al día... Abrazos para toda la familia!!!

      Eliminar
    2. Jajajaja! De momento nos aguantamos bien, y eso que son 24 horas al día... Abrazos para toda la familia!!!

      Eliminar

MIL GRACIAS POR COMENTAR!!! Intentaremos responderte, aunque no sabemos cuando...