martes, 30 de septiembre de 2014

DE BODEGAS POR MENDOZA, ¡CHIN, CHIN!

Mendoza embriaga. Esta tierra de viñedos y poca lluvia, es una parada obligatoria para los amantes del vino, y con lo que a nosotros nos gusta el pimple, teníamos que perdernos entre barricas. Para ello, alquilamos un coche en la capital mendocina y, mapa en mano, arrancamos el motor de nuestro ford ka para ir en busca del mejor vino argentino.
Llegamos sin problema a la Bodega Familia Zuccardi, donde brindamos con un buen Emma, en honor a nuestra sobrina, tocaya de la dueña. Después de la cata, dimos un bonito paseo entre los viñedos de la familia, descubriendo los tipos de uva diferentes que emplean para el vino, incluida la fantástica Malbec.
Fue como estar por unas horas en Falcon Crest, aunque sin aquellos baños de espuma que se daba la malísima Ángela Channing... Nos sorprendió el tamaño de las viñas, que nos parecieron altísimas en comparación a las españolas.
Con el paseo entre viñas, nos merecimos poder disfrutar de unos deliciosos ágapes en el restaurante de la propia bodega. No faltaron las empanadas, que para los argentinos son como para nosotros las croquetas, todo un clásico. Continuamos con una buena selección de carne argentina a la parrilla: vacío, costilla, lomo, bife... Probamos todas las partes comestibles de la vaca, y juro que creí reventar.

Al día siguiente el plan seguía siendo comer y beber, que después de tres meses, echábamos de menos las comidas en el txoko... Visitamos la prestigiosa bodega Catena Zapata, donde hicimos una visita guiada muy interesante, y una mejor cata.
Resulta curiosa la arquitectura del edificio, en forma de pirámide maya. Nos contaron que decidieron construirla de este peculiar modo para diferenciarse de las bodegas europeas.  Tras un viaje a Guatemala, uno de sus dueños encontró la inspiración y decidió crear una bodega única y diferente, con sello sudamericano.  Es por ello, que todos los vinos de Catena Zapata exportados, lucen esta pirámide en su etiqueta.
En cuanto a vinos, destacamos el D.V. Catena, del viñedo Nicasia, y si encima escuchas la voz de Cecilia cantando un tango mientras lo degustas, para qué quieres más...

Con la compra de un Nicasia bajo el brazo, nos marchamos contentillos hacia Ruca Malén, un restaurante premiado, de éstos que sacan platos grandes y raciones pequeñas. Lo escogimos para celebrar nuestro primer añito de casados (¡sino de qué tanto desparrame!), y la experiencia de comer en miniatura resultó excelente.
Salimos de allí tan llenos que, a falta de un gin tonic para bajar el papeo, sólo queríamos tumbarnos en un sofá. Como boas constrictor, fuimos en busca de alojamiento,  y acabamos durmiendo en una preciosa cabañita a buen precio.
Llegó el lunes y Canelón me sorprendió con un buen desayuno casero, ¡qué bonita forma de empezar el día! Fuera de nuestra cabaña relucía el sol así que, recogimos todo tan rápido como pudimos y salimos hacia la bodega Salentein, donde nos tomamos unas copichuelas con vistas a la elegante bodega. El tiempo parecía detenerse...
De allí, fuimos derechítos a La Posada del Jamón, disfrutando por el camino del bello paisaje natural del Valle de Uco. Quien nos alquiló el auto nos recomendó comer en la Posada y la verdad es que nos pusimos lilis... ¡y a un precio económico!
Esa noche, a pesar de que el frío no apretaba mucho, hicimos fuego en nuestra nueva cabaña y brindamos con un Nicasia. Nos acostamos piripis y contentos, y no nos hizo falta contar ovejas para caer rendidos, dormimos como niños. A la mañana siguiente, nos esperaba un rico desayuno con vistas a los Andes, todo un lujazo.
Nuestro periplo vitivinícola llegaba a su fin pero, aún teníamos un día más de crápulas, así que lo aprovechamos a tope. Caminamos por senderos cercanos a Chile, y acabamos de picospardos en la bodega La Azul, comiendo al aire libre en un ambiente cálido y moderno. Y nunca mejor dicho, nos pusimos azulitos...¡Nos encantó! Buenísima comida, vinos ricos, sitio maravilloso y muy buen trato hicieron que fuera una comida redonda.
Con unos kilos de más, llegó el momento de dejar el vino, devolver el coche y empezar a catar de nuevo el agua. Condujimos hasta Mendoza disfrutando de la naturaleza de estas tierras amables y secas, pensando en el próximo camino que tomaríamos. Viajar sin rumbo fijo, con la libertad de poder decidir cambiar de ruta en el último momento, es una de las sensaciones más placenteras de este viaje loco. Hoy brindo por los caminos de pista, las copas de vino y las cabañas de los Andes. Por los sueños que, cuando menos te lo esperas, van y se cumplen.
Esta escapada para celebrar nuestro primer aniversario de casados, ha podido realizarse gracias a la Fundación Guillermo Niebla, que hizo una generosa donación a Canela&Canelón.  Mil gracias.

DATOS PRÁCTICOS:
- Hostal en Mendoza: Jaque Mate, 140 pesos por persona en habitación compartida. El hostal está muy nuevo.
- Alquiler del coche: Álamo, 431 pesos por día con seguro a todo riesgo.
- Visita a bodegas: de 40 a 200 pesos.
- Las Cabañas de Nico, en Tupungato, 250 pesos.
- Cabañas La Dulce, 250 pesos. 

Si te gusta el blog sobre nuestra vuelta al mundo... No hagas el canelo y ¡SÍGUENOS!
Canela & Canelón en: 
FACEBOOK    TWITTER     FLICKR
canelaycanelon@gmail.com

6 comentarios:

  1. Muchas gracias Germán! Como ves lo celebramos a lo grande!! Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Zorionak por este primer añito y que sean muchos muchos más!! que sean todos!!
    me ha encantado el relato.. como siempre.. Zior, eres única!
    Qué bonita forma de celebrarlo... bebiendo y comiendo bien.. con lo que os gusta..
    un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eskerrik asko Vane!!!!! Ya sabes que que en el comer y beber no nos gana nadie, jajajjaaj!!! Un besazo enormeeeeeeee!!!

      Eliminar
  3. Canela, que bien redactas!!! Yo os felicite el día 20. Estábamos em casa y dice María, hoy es el aniversario de Carlitos y Zior porque mañana es mi cumple!!! Y dijimos todos, anda, es verdad!!
    Me estáis empezando a dar una envidia muy cochina, pero que muy cochina..... Qué guay lo de ir de visita a las bodegas!!! Yo cuando sea mayor quiero hacer lo mismo.
    Besos para tí y para Canelón.

    ResponderEliminar
  4. Jajjaajja, de mayor te vienes con el tío Ricky!!! La verdad que lo pasamos bomba y catamos unos vinos buenísimos!!! Qué maja María, nosotros también nos acordamos de su cumple, aunque no teníamos wifi para poder felicitarla. Le mandamos un beso muy fuerte desde aquí!!!!

    ResponderEliminar

MIL GRACIAS POR COMENTAR!!! Intentaremos responderte, aunque no sabemos cuando...