miércoles, 22 de abril de 2015

CON LOS PELOS DE PUNTA EN HIROSHIMA...

6 de agosto de 1945, Hiroshima. El impacto de la primera bomba atómica lanzada en el mundo hizo desaparecer a una ciudad entera, causando la muerte instantánea de miles y miles de personas. A las 08.15h de la mañana, se pararon los relojes al tiempo que las sonrisas de los niños. Algunos tuvieron suerte de morir en el acto, desintegrándose de pronto para convertirse en poco más que una mancha. Otros, tuvieron que lidiar con el sufrimiento de sentir el calor abrasivo quemándolos la piel, mientras corrían entre piedras y humo con la ropa hecha jirones, adherida al cuerpo. Gritos, angustia, dolor...

Cuando nos cuentan la trágica historia de Hiroshima nos hablan de cifras, pero al visitar el Museo Memorial de la Paz de esta ciudad, una se da cuenta de que un titular de periódico, o un breve texto en el libro de historia no son suficientes para imaginar la barbarie cometida por los norteamericanos aquel fatídico día.

La bomba explotó cerca de un colegio, así que a muchos niños les tocó pagar las consecuencias de una estúpida guerra capitaneada por adultos. Cientos de historias como la de Miyoko, una joven de 13 años a quien la bomba pilló en el pupitre de su clase y de la que nunca se encontró su cuerpo (su madre tuvo que conformarse con enterrar una de sus sandalias de madera), hacen que se te pongan los pelos de punta, y que se te estremenezcan hasta las uñas de los pies. También hay quien llora, aunque la mayoría de visitantes se limita a echar un rápido vistazo para pasar a la sección siguiente...
Ropas de los niños muertos en el colegio, Museo Memorial

Aunque cueste, aunque nos provoque un nudo en la tripa, rabia en la garganta y sal en los ojos, creo que todas esas personas fallecidas se merecen que conozcamos su cruda realidad. Porque pudo habernos tocado a nosotros. Merecen que veamos esas fotos horribles y asquerosas, en las que se muestran úlceras sangrantes en encías o lenguas, tremendas quemaduras por todo el cuerpo, uñas deformadas, o niños sin pelo que mueren lentamente... Es duro, pero ellos merecen unos minutos de respeto. Se merecen que nadie les de la espalda, que miremos, que tan sólo observemos desde la distancia lo que a ellos les tocó vivir (o morir) en sus propias carnes.
Duras imágenes en el Museo Memorial de la Paz

El 6 de agosto de 1945, a las 08:15h de la mañana, una bomba atómica activada por una mano humana cambió para siempre la historia de Hiroshima. Un terrible suceso que desencadenó terribles historias que jamás deben de olvidarse. Como la del padre de Shinichi, que tuvo que enterrar a su bebé de tan sólo 3 años en el jardín de su casa, junto al triciclo en el que pedaleaba en aquel instante.

Casas derruídas, gente por los aires, y una atmósfera contaminada matando lentamente... El cáncer comenzó a brotar sin tregua por las calles apestadas de Hiroshima, y fueron muchos los que tuvieron que retorcerse de dolor. ¿Y por qué? ¿Para qué?
Réplica de la bomba atómica 

Creo que todos deberíamos recordar esta fatídica fecha, para no olvidar lo atroz que puede llegar a ser el ser humano, para no olvidar que las guerras existen, para no olvidar en qué tipo de mundo queremos vivir. Mientras dan fútbol por la tele, países como Estados Unidos, Rusia, China, Francia o Gran Bretaña quitan el polvo a sus juguetes. Bombas atómicas listas para disparar y borrar a seres humanos de un plumazo, como si fueran plastilina. Por favor, no nos cansemos de repetir NO A LAS GUERRAS. En ningún lugar. Por ninguna causa. Ni el petróleo, ni la tierra, ni las fronteras, ni el orgullo, ni la patria... deberían pagarse con carne humana.
Parque Memorial de la Paz

DATOS PRÁCTICOS :
- Para ir de Kyoto a Hiroshima: hay dos opciones, el tren bala (muy caro, pero podéis cogerlo si teneis el JR Pass) o el autobús, una opción más económica y lenta (9 horas, 3.5000 yenes por trayecto. Podéis sacar los billetes en la página www.willerexpress.com)
- Entrada al Museo Memorial de la Paz: 50 yenes. Es conveniente visitarlo a primera hora de la mañana,  para evitar marabuntas de gente.
- Para dormir barato: cuarto compartido en K's Guesthouse (2.600 yenes por persona). Buena ubicación,  limpio y staff muy amable. Lo recomendamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

MIL GRACIAS POR COMENTAR!!! Intentaremos responderte, aunque no sabemos cuando...