jueves, 18 de septiembre de 2014

EN LAS ENTRAÑAS DE LA MINA DEL CERRO RICO, POTOSÍ

Tras nuestra aventura selvática con mordisco de piraña incluido, cogimos nuestro "avión" de vuelta a La Paz. Una vez allí, nos dirigimos a la terminal de autobuses para seguir nuestro camino hacia Potosí. El viaje de once horas en autobús fue bastante terrible, ya que la calefacción del bus estaba en modo "desierto del Sáhara" y Canela se quemaba la pierna con el aire, que parecía salía desde el mismísimo infierno. Mis piernas de garza sobresalían por todos lados, y estuve pensando durante un buen rato que la única forma de sobrellevar el viaje sería la amputación. Pero como este viaje nos está enseñando, más vale tomarse las cosas con calma, sobre todo cuando no te queda más pelotas...

Al fin llegamos a Potosí, ciudad colonial y patrimonio de la humanidad, famosa por el "Cerro Rico", la mina de plata que los españoles explotaron durante la colonia a base de sangre de indígena, para mayor gloria y enriquecimiento del imperio. Esta ciudad llegó a tener más población que Londres o París en su época, y se dice que con toda la plata que se extrajo se podría haber construido un puente desde aquí hasta Madrid...
Por tanto, aparte de pasear por sus tranquilas calles, viendo algunos edificios de más de 300 años de antigüedad, nuestro principal objetivo era adentrarnos en la mina y poder vivir por un par de horas lo que actuales y antiguos mineros tienen que hacer para conseguir extraer ese metal tan preciado. Tras ver varias opciones, nos decantamos por una agencia que está gerenciada y guiada por antiguos mineros. Al llegar al día siguiente a la hora concertada, nos dimos cuenta que aquello estaba bastante plagado de guiris de todos los países, lo que nos extrañó ya que había agencias mucho más lujosas. Algo había detrás de tanto extranjero, y tras examinar bien la pequeña oficina, nos percatamos que venía recomendada en la Lonely Planet. Y como bien sabréis, allá donde esta biblia viajera señale, allá que se peta de turistas...

Con este panorama empezamos el tour, siendo once guiris dispuestos a la experiencia, incluidos nosotros. Demasiada gente para nuestro gusto, y demasiado inglés para estar en Bolivia. El supuesto guía ex-minero era un graciosillo con el que todos los guiris estaban encantados. Desgraciadamente, nosotros queríamos vivir la experiencia de una forma más tranquila y auténtica, por lo que la excursión no empezaba del todo bien....

Nos dirigimos al mercado de los mineros, donde desayunan y compran su alcohol, dinamita y bolsa de coca con la que poder trabajar y aguantar sus horas sin comer. Nosotros compramos un par de bolsas, una para regalar y otra para aguantar la altura, ya que Potosí está a 4.000 metros.

Tras esto, nos fuimos al lugar donde nos daban todo el equipamiento para visitar la mina (botas, buzo y casco con linterna). Fue aquí donde se nos abrió el cielo, ya que allí estaba Beto, un minero que estaba comenzando con las labores de guía. Solamente hablaba español y quechua, por lo que fue la excusa perfecta para escaparnos del guía graciosete y los otros nueve angloparlantes. Acabábamos de conseguir nuestro tour privado...
Nos adentramos con Beto en la mina, a 4.200 metros de altura, y nada más entrar, pensé si estaba bien de la cabeza. Andábamos por túneles de no más de 1,20 metros de alto, a oscuras y con agua por el suelo, y por un momento pensé en abandonar y darme la vuelta, ya que estar dos horas bajo tierra y cruzar la montaña me parecía una locura. Pero pensé en todos los mineros que han trabajado allí, los que aún trabajan y todos los que han muerto, y me forcé a seguir adelante. Canela, metida en la piel de minera hasta el fondo y gracias a su menor estatura, se desenvolvía bajo tierra como pez en el agua. Ya bien adentrados en la mina, Beto nos explicó cómo se extrae el mineral actualmente, con muy pocas o ninguna medida de seguridad, y tirando de mano de obra para prácticamente todas las labores. El único avance respecto a hace 400 años era un martillo hidraúlico, pero muchos mineros, al trabajar solos, no lo podían utilizar. Ahora mismo la mina es llevada por diferentes cooperativas, por lo que, tras cinco años de trabajar para otro minero, haciendo los trabajos más ingratos y peligrosos, te dan la opción de asociarte pagando un dinero, y de esta forma consigues tu veta de mineral para explotar. Estuvimos hablando con varios de ellos y les regalamos las bolsas de coca que habíamos llevado, que agradecieron enormemente. Al decirles "buenos días" nos contestaron que no, que ahí no existen los "buenos días", sólo las "buenas noches"...
Por último, tras prácticamente reptar por mutltitud de túneles y subir unas cuantas escaleras para cambiar de nivel, llegamos a la estatua del Tío Benito. Es un demonio con un gran falo, con el que los españoles asustaban a los indígenas, haciéndoles creer que si no trabajaban se los llevaría con él al infierno. Actualmente es una especie de Dios minero, al que ellos hacen ofrendas, principalmente de hoja de coca y alcohol de 96°. Yo, a instancias de Beto, le ofrendé un Camel y se lo fumó hasta el filtro, lo que significa que le caí en gracia....
Tras esto, poco a poco seguimos avanzando, parándonos para hablar con Beto de vez en cuando, y al fínal, tras más de dos horas en oscuridad, humedad y vapores tóxicos, vimos la salida. Os puedo asegurar que fue un momento de felicidad increíble. Y es que, después de esta experiencia, uno toma todavía más conciencia de lo duro y peligroso que es este trabajo. Buenas noches.
video

Este post está dedicado a los más de nueve millones de mineros que han perdido su vida en la mina del Cerro Rico.

Si te gusta el blog sobre nuestra vuelta al mundo... No hagas el canelo y ¡SÍGUENOS!
Canela & Canelón en: 
FACEBOOK    TWITTER     FLICKR
canelaycanelon@gmail.com

9 comentarios:

  1. Cuanto aprendemos con vosotros! Un besado pareja!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Urkuts!! Un beso grande para tí tb!

    ResponderEliminar
  3. Bonito post Canelón!!! Para mi no fue tan duro, ventajas de ser bajita...

    ResponderEliminar
  4. Pero bueno Canelón, qué video me pones????!!!! Salgo en plan machorra!!! Jajajajajajajaj!!! Solo me falta cantar soy minerooooooooo!!!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante e instructivo. Gracias canelalones

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que no sois claustrofóbicos!!! Vaya aventura!! Besos

    ResponderEliminar
  7. Hoy es 20 de septiembre. Feliz aniversario!!! Besos desde Soto.

    ResponderEliminar
  8. He tenido que respirar un par de veces por vosotros, que angustia! Viaje al centro de la tierra!
    La verdad es que lo de esa gente si que tiene mérito...
    Seguid enseñándonos el mundo así de bien, es un placer leeros. Buen viaje ;-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Janire!! Un mérito increíble,sinceramente creo que es el trabajo más duro que existe... Besos!

      Eliminar

MIL GRACIAS POR COMENTAR!!! Intentaremos responderte, aunque no sabemos cuando...